miércoles, 1 de febrero de 2017

RELATO: Un mar de recuerdos - Parte I (Historia de Atheriel)

❁ Prólogo ❁


“Nunca te fíes de nadie, no existe ningún ser en este mundo en el que puedas depositar tu confianza, ni siquiera en ti misma. Recuerda que tu interior encierra secretos que tu misma desconoces y te traicionarán cuando menos te lo esperes. Debes aprender a lidiar con ello y a estar preparada para lo que pueda ocurrir. Observa, espera, y se paciente. Todo llegará a su debido momento” 



Esas fueron algunas de las muchas lecciones que aprendí de mi madre, y que por suerte o por desgracia han forjado mi carácter. Por ese motivo, y por otros que ya sabrás, decidí reservar estas palabras hasta que encontrase el momento adecuado de hablar y contar mi historia. 

Durante décadas he escuchado cientos de historias de este mundo, he observado a sus gentes, sus costumbres y su manera de reaccionar a los acontecimientos que han marcado esta tierra hoy corrupta por la Plaga.  Y a pesar de sus advertencias…he buscado a la persona o el ser adecuado al que poder entregar mis recuerdos. A un verdadero amigo.

No ha sido una búsqueda muy activa, debo decir, pero lo cierto es que a mis casi cien años de vida no he tenido demasiada suerte al respecto, y estoy algo cansada de esperar…de callar y asentir sin tiempo para poder expresar mis propios miedos, mis frustraciones, sin la oportunidad de contar quién soy y qué ando buscando.

Pero tú que no eres nadie, y a la vez lo eres todo, sabrás escucharme. 

Por eso suelo acudir a verte y me agrada tanto tu compañía. Porque algo me dice que puedo confiarte todos mis secretos sin temor a que los proclames al viento, guardándolos y llevándolos siempre contigo, allá donde vayas. Y que éstos fluirán a través de ti, eternos y silenciosos, hasta el fin de los días…

❁ Capítulo I - Identidad ❁

Me llamo Atheriel, y mi apellido es Danzasol. 


Podría decirse que en su día fue un apellido que llevé con orgullo, pudiendo jactarme de formar parte de una antigua estirpe de arcanos conocidos entre los míos por su gran afinidad a la magia y su dominio del fuego (o al menos así era antes de que llegara la desgracia a mi pueblo).  Pero lo cierto es que yo nunca me sentí muy identificada con ese elemento, o mejor dicho, nunca quise hacerlo. Y rechacé cualquier tipo de poder que este pudiese ofrecerme.

Dicen que la sangre y el fuego corre por nuestras venas, y que no hay manera de evitar que este nos consuma tarde o temprano, pero de momento puedo decir que soy la prueba viviente de que aquellas historias no eran del todo ciertas.

No me gusta el fuego. Y no tengo ninguna intención de dejar que despierte en mi interior, por muy tentador que pueda llegar a ser aprender a controlarlo.

Así que se puede decir que siempre fui un caso bastante excepcional dentro de mi familia. 

Hoy en día me llaman paria y traidora entre los míos. Y decir mi apellido podría ser sinónimo de problemas si llegasen a encontrarme, por lo que se ha convertido en mi secreto mejor guardado.

Pero supongo que es necesario que explique el motivo de ese rechazo, así que será mejor que ahonde un poco más en mi historia, hablando de aquellos años junto a mi familia.

Han pasado bastantes décadas desde mis primeros días en el mundo, y son muchos los recuerdos que he dejado atrás. Pero hay sucesos que han quedado grabados a fuego en mi memoria y han hecho de mí una persona que reniega de sí misma, o al menos, de aquella parte que atañe a la magia.

Creo que no es necesario hablar de aquellos sucesos que debido al descontrol y la sed de poder de unos pocos, trajeron tanto dolor no sólo a nuestro pueblo, sino también al resto de Azeroth. No he vivido demasiados años, al menos no para los míos, pero si los suficientes para vivir muchos de ellos, y creo que hoy en día son de sobra conocidos, por lo que me centraré en sucesos mucho menos importantes, irrisorios para la mayoría, pero que viven en mi interior y me recuerdan cada día porque decidí tomar este camino. 




Créditos:

(Las imágenes utilizadas en mis relatos pertenecen a sus respectivos autores y no son de mi propiedad, si encuentro la página del autor publicaré en cada entrada a quien pertenece así como los enlaces a sus páginas, aunque no siempre encuentro el origen de estas) 

2 comentarios: